Autor: Hugh Barnett

La gastronomía asturiana llega a EE.UU.

Que la gastronomía de Asturias es magnífica y apreciada en numerosos lugares de fuera de España no es algo nuevo ni tampoco secreto. Nuestros productos locales y nuestras formas de prepararlos son una marca de nuestra identidad que nos exporta sobre todo a Europa, pero que también dentro de nuestras fronteras nos convierten en una de las comunidades con recetas tradicionales más demandadas en cocinas de otros lugares del país. No será casualidad, ¿verdad?

Pero hasta ahora, nunca se habían interesado por nosotros desde el otro lado del charco, me refiero al país de las oportunidades. Sin embargo, eso ha cambiado gracias a uno de nuestros chefs, José Andrés, que hace años vive en Estados Unidos y realiza su trabajo con gran éxito; y tuvo la genial idea de invitar a uno de sus colegas de profesión a conocer de primera mano la cocina asturiano, y de la mejor manera, in situ.

Anthony Bourdain es un chef neoyorquino que realiza un programa bastante conocido para una cadena de televisión, Unknown Parts, donde mezcla viajes y gastronomía; se dedica a visitar diferentes lugares del mundo, para conocer y presentar sus joyas gastronómicas tradicionales. Ya conocía la comida vasca, pero gracias a la insistencia del chef asturiano que le había hablado maravillas de la de su tierra, decidió realizar uno de sus programas en plena ciudad de Oviedo, para disfrutar no sólo de la historia, paisajes y gentes de la ciudad, sino también de la buena cocina en algunos de sus locales más emblemáticos, probando algo tan propio de la tierra como el cachopo y la sidra, y siguiendo con el pescado, los quesos y algunos platos de carne tradicionales.

Por supuesto, esta noticia no puede resultar más que una gran alegría y satisfacción para todos los asturianos, pues siempre es interesante que profesionales de la gastronomía de otros países se interesen por nuestros productos y recetas tradicionales, y además sirva para darnos renombre en todo el mundo.

 

El shiitake, cultivo estrella en Asturias

Llegado desde Japón, el cultivo de setas en troncos de madera empezó a realizarse hace unos años en la Comunidad Asturiana y hoy, totalmente asentado, se ha convertido en uno de los productos de exportación más demandados. Se dedica principalmente a la variedad de setas shiitake, pero en los últimos años se ha abierto a otros tipos de hongos, que también se han adaptado perfectamente a nuestro entorno y que están dando excelentes resultados, no sólo a nivel alimentario, sino también cosmético e incluso sanitario.

La calidad de las setas así cultivadas es excepcional, ya que está libre de cualquier producto químico, y su técnica de cultivo, ya milenaria, es realmente sencilla. Las empresas en Asturias no sólo se dedican a la venta del producto final, sino que existe la posibilidad de cultivarlo en casa, adquiriendo el tronco que ya lleva inoculado el hongo, y que sólo necesita ser rehidratado periódicamente para gozar de nuestra propia cosecha de setas casera. Realmente, esto ha sido una verdadera revolución, y lo que empezó como un proyecto experimental, poco a poco ha ido ganando en importancia, hasta convertirse en un verdadero motor comercial.

Durante cientos de años, las setas shiitake han sido una fuente de alimento popular en Asia. Son el segundo hongo comestible más popular y el tercero más cultivado en el mundo. ¿Y por qué estos pequeños hongos son tan poderosos? Es porque tienen propiedades antivirales, antibacterianas y antifúngicas. También ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre y a reducir la inflamación dentro del cuerpo. Entre sus principales propiedades se encuentran la lucha contra la obesidad, la estimulación del sistema inmunitario, la prevención de algunos tipos de cáncer, el cuidado del sistema cardiovascular, abundantes propiedades antrimicrobianas, aumento de la energía física y la actividad cerebral y ayuda para mantener una piel sana.

Además de todas los beneficios que el consumo de esta seta proporciona, además es un alimento sabroso, que puede cocinarse de variadas formas, complaciendo así a los paladares más exquisitos.