Día: 24 septiembre, 2020

A la búsqueda del mejor cachopo asturiano

Todos los años hay algún cocinero se alza con el premio y la consideración de ser el creador del mejor cachopo, ese plato típico de Asturias considerado casi un manjar de dioses. Este año, a causa de la pandemia causada por el COVID-19, la posibilidad de realizar estas competiciones es difícil a causa de la imposibilidad de reunir a los participantes, que en algunas ocasiones eran realmente una multitud. Pero no hay que ponerse triste, porque los asturianos son «mucho» asturianos, jeje.

Como novedad, una empresa líder de la región ha creado el primer concurso amateur de cachopos, todo de manera online y a salvo de los posibles contagios de coronavirus. Los participantes grabarán un video de un minuto mientras preparan su receta, comentando su realización, los ingredientes utilizados, sus posibles trucos personales… Hasta el 18 de octubre se recibirán estos videos, y tras pasar por un jurado, se realizará la final, que sí que será presencial, con los 12 candidatos al premio; este consistirá en 3000 euros en metálico y un galardón nombrándolo el Campeón Amateur del Auténtico Cachopo Asturiano.

La receta de cachopo es uno de los platos más típicos de Asturias, como ya hemos dicho. Compite con otros platos deliciosos de esta comunidad autónoma como las fabes (guiso de judías) o el arroz con leche. Los restaurantes luchan por hacer la versión más grande y original del cachopo, ya que no hay nada escrito sobre el relleno; por eso entre ellos podemos encontrar ternera, pimientos , setas , espárragos, cecina… El tamaño importa, y mucho, en este plato. De hecho, se puede comer entre dos, tres o hasta cuatro personas; lo importante es que esta biencrujiente por fuera y jugoso por dentro.

El plato es básicamente jamón y queso entre dos finos filetes de ternera . Es una receta sencilla con orígenes misteriosos. Algunos dicen que se inventó alrededor de 1953 en un bar de Oviedo; otros dicen que es más vieja. Se pone el jamón sobre uno de los filetes, luego se cubre con queso, y se coloca el otro filete encima. Se reboza con cuidado con harina, huevos batidos y pan rallado. A continuación, se fríe en una cantidad generosa de aceite a fuego medio (cuatro minutos por lado). Se retira de la sartén, se coloca sobre papel absorbente y se sirve muy caliente.

A veces surge la polémica sobre las diferencias entre el cachopo, el San Jacobo y el Cordon Bleau; todos tienen su origen en Suiza, inicialmente se trataba de un empanado de jamón cocido alrededor de queso Gruyére, con el tiempo este plato se ha ido popularizando y extendiendo, y según avanzan, va adaptándose a las necesidades, gustos y productos de los distintos países.